Flor Urbina, nace en Larreynaga Malpaisillo, en León Nicaragua un 27 de noviembre de 1971, a las 9 de la mañana, hora en que la partera terminó su extenuante trabajo. No menos extenuante fue el trabajo puesto por su madre Bernarda Uriarte y no fue para menos la alegría de su padre Oscar Urbina, que no se separó de su mujer ni un momento hasta que salió el cuerpecito entero Y la abuela María Sevilla, la orgullosa abuela fue quien dijo: “es tan bonita que parece una flor”, y así quedó para el mundo y para las actas de nacimiento.


“Yo soy la flor, la flor del sacuanjoche
Nací en Nicaragua, al pie de los cerros ahi yo nací.
Con agua dulcita del lago me bañan y riegan mi tallos
Y abono de cenizas de el cerro Negro y del Momotombo.”.

Flor Urbina pasa su niñez al igual que muchos niños nicaragüenses de clase humilde, jugando entre las polvosas calles de su pueblo natal, entre árboles, las tortillas, la cuajada y los frijoles en bala que le hacía su abuela y algún plato de papas fritas con salsa de tomate que le preparaba su mamá.


Estudia en la escuela Rene Chic el primer grado y en la Hop de Somoza hasta el tercer grado mientras comparte con los demás sipotes de la familia, jugando baseball, escuchando las historias de sustos que contaba su abuela alrededor del fogón…


“Pero cómo olvidarme de tus calles
Y el sabor de la miel del tigüilote
La gente en las aceras de sus casas por las tardes

Los abuelos jugueteando con sus nietos
Contando dulcemente aquellos cuentos
El silencio que reinaba por las noches en mi pueblo”

… cantando las canciones del momento mientras tíos, primos, padres y abuelos le hacen rueda; bailando cha-cha-cha y corridos al igual que palo de mayo y marimba nicaragüense, oyendo y admirando al Indio Pan de Rosa y a los hermanos Mejía Godoy.

“Yo no podría avergonzarme
de ser de la tierra que parió a Darío
O al indio Pan de Rosa
y a los hermanos Mejía Godoy”

Cuando a los cuatro años la llevaron a ver a Carlos Mejía Godoy en un concierto que estaba realizando en el cine González junto a la cantante Lucha Villa, se impresionó tanto con el artista nicaragüense, que lo llevó desde ese momento y para siempre como inspiración y como una de las razones de mayor peso para resaltar siempre su gran orgullo por ser nicaragüense.

“Yo soy nica por lados de atrás pa delante de abajo hasta arriba
Soy humilde y muy honrada y siempre trabajo desde el sol al sol
Soy nica por donde quiera lo digo sin pena apuro o espanto
Con la frente muy en alto no le niego a nadie Pinolera soy”.


Para el 79, la situación política de Nicaragua se vuelve bastante compleja, y al igual que tantas familias nicaragüenses, debe emigrar con sus padres y hermanos, a Costa Rica, sin entender la situación con tan solo 6 años de edad, un frío y doloroso cinco de abril en horas de la madrugada.

“ Soy de León Nicaragua pues ahí Dios me trajo
y así también quiso me tuve que ir
y bien sipota salí de mi pueblo
sin norte, sin rumbo y sin saber por qué”.


Aunque los planes que habían trazado en un inicio era pasar unos días en Costa Rica mientras la tensión bajaba en Nicaragua, la matanza entre hermanos no terminaba y decidieron tomar rumbo a México para establecerse allí, pero poco a poco la idea fue perdiendo fuerza y Costa Rica estaba más cerca de su patria. Y así se fueron quedando de temporada en temporada ... una corta temporada de veintitantos años ya.


Flor Urbina, pasó una infancia y juventud difícil exiliada de su país sin entender porqué, creció escuchando la burla de los niños por su forma de hablar y por su acento, por haber nacido unos metros mas allá o más hacia acá, viendo a sus padres trabajar sin descanso hasta jornadas de veinte horas diarias para poder medio comer.

Creció trabajando y estudiando a la vez, siendo compañera de máquinas de coser de su madre y su hermana de 7 años cuando apenas tenía 6, viendo a su hermanito Oscar quedarse solo en la casa todos los días y aún recuerda verlo llorando a través de la ventana en los días de lluvia cuando mientras todos los demás tenían que irse a trabajar o estudiar él se quedaba solo en la casa, viéndolo también ser ignorado cuando tenía que vender periódicos con tan solo 4 años de edad.


¡El periódico Señor!,
¡El periódico Señora!
Que así puedo yo ayudar
A que mi familia coma.


Fue una época dura, triste, dolorosa y dura.

Con una mano atrás y otra adelante, así salio Flor y su familia, gente de un pueblecito de León, de allá, del polvoriento Malpaisillo, a un país que, como cualquier otro, está lleno de vicisitudes pero también de oportunidades.

Y así como ha recibido de ambas patrias, no pierde momento en resaltar lo que cada una ha podido aportar a su vida y las representa con orgullo en cualquier lugar del mundo que se encuentre, dejando muy en alto (ya sea como actriz, bailarina o con su música) a ambas naciones.

Y así con su música les da las Gracias. . .

“Doy gracias a la vida porque tu fuerza corre por mis venas
Y por haber nacido de ti ¡Oh Madre Tierra!
Y por darme la posibilidad de conocer de la paz y la libertad
En esta noble tierra que me vio crecer Al sur de tus fronteras”.

Search Engine Submission and Internet Marketing  

florurbina@gmail.com

Hosted and designed by
Inversiones Cibernéticas de Costa Rica
S.A.
http://www.nicaraguaactual.co.nr